13 Abr

Villa San Carlos derrotó por 3 a 0 a Ituzaingo y cortó una racha de tres derrotas consecutivas. Con las caídas de Merlo y Ezcursionistas recuperá dos puestos en la tabla de posiciones y afirma en los 8 que van al reducido. El encuentro fue de tramite parejo pero San Carlos golpeó en los momentos justos. Los goles del «cele» los marcarón Ricardo Vera, Matías Brianese y Alexis Alegre.

La primera media hora del partido fue todo de Ituzaingo. La visita manejo la pelota y el campo de juego. Hasta pudo desnivelar el marcador pero Aguimcer salvo en la linea lo que pudo ser un poco de justicia en el partido. La «villa» tardó en acomodarse pero en la primera que tuvo no perdonó. Una buena jugada entre Lugones y Molina, el lateral tiro el centro para que el «chipi» Vera defina de derecha al palo izquierdo de Matías Lescano. Era injusto por el tramite del partido pero goles son amores. La «villa» ganaba 1 a 0 y se iba con ese marcador al descanso.

En el complemento, San Carlos definió rápido el pleito porque aprovecho un error de Mantovani. El central se quedó corto en el pase a su arquero y Brianese , ni lerdo ni perezoso, resolvió rápido con una corrido con gambeta incluida a Lescano para decretar el 2 a 0. Iba un minuto de juego.

Con el correr de los minutos, San Carlos se fue afianzando en defensa. El rival ya no era el del primer tiempo y se fue diluyendo el peligro en el arco de Nico Tauber. Al partido le quedaba una «perla» para afirmar la contundencia que tuvo el «cele» ante el «verde». Cuando se moría el partido , Alexis Alegre tomó el balon e hizo varios enganches en la puerta del área grande y en el último de tantos disparo de zurda para poner un golazo , y poner el punto final a un 3 a 0 que fue mucho por lo que se había visto.

La «villa» derrotó a un rival de mandíbula de cristal pero le sirvió para buscar confianza de cara a la recta final del torneo. Quedan 15 puntos en juego y sigue a diez del ascenso directo. Una utopía a pesar que las matemáticas sigan dando. El jueves tiene otra final ante San Martín de Burzaco. La «villa» para seguir peleando arriba y su rival para evitar el descenso.

Foto | Pablo Cabrera

Deja un comentario