Lleva con justicia el nombre de un hombre de los más influyente en la historia del “celeste” de Berisso: Don Genacio Sálice, quien entregó prácticamente su vida al club y fue, junto a Celestino García –presidente en la década de los 40’-, uno de los artífices de que hoy en la calle 173 entre 26 y 27 haya un estadio de fútbol.

Sálice compró los terrenos, y con el esfuerzo de un grupo de socios entre los que también estaba “Chiquito” García, construyeron el predio y alambraron el campo de juego. El arrojo de un grupo de entusiastas, culminó con la inauguración de la “casa propia” el 25 de Mayo de 1950.

En 2009 San Carlos ascendió a la Primera B Metropolitana y el “Genacio” entró en etapa de remodelación, para poder albergar partidos de la categoría. Tras una gran inversión de dinero, el reencuentro con los hinchas sería el 24 de noviembre de 2010, con triunfo frente a Defensores de Belgrano por uno a cero. La casa estaba en orden.

Nuevas boleterías y accesos, una platea nueva, seis cabinas de transmisión y dos palcos. Se levantó un nuevo alambrado perimetral, se hicieron nuevos los vestuarios locales, visitantes y el de los árbitros. Prácticamente se hizo un estadio nuevo.

El 25 de mayo de 2013, Villa San Carlos le ganó como local uno a cero a Barracas Central con gol de Martín Troncoso, se coronó campeón de la Primera B Metropolitana, y ascendió por primera vez en su historia a la Primera B Nacional.

Ese, fue el primer título que la institución de Berisso festejó como local en su estadio. Y Don Genacio Sálice lo festejo desde el cielo… Un cielo celeste, pero más grande…

Volver arriba